lunes, 6 de enero de 2014

Minas de Arditurri(ko Meatzeak)

Muy buenas,
Llevamos tiempo con este tema ya que hemos solido ir varias veces pero, hasta ahora, no me he puesto con el artículo ya que tiene su curro.
http://www.arditurri.com/
El centro de interpretación- Parketxe de Arditurri:

El antiguo edificio del laboratorio de las minas se rehabilitará para dar acogida al Centro de Interpretación-Parketxe, donde a través de modernos soportes informativos, se dará a conocer, de manera ágil y didáctica, la riqueza patrimonial, cultural y natural del Parque Natural de Aiako Harria, en cuyas entrañas se encuentran las minas de Arditurri.

http://www.arditurri.com/antcatalogo.asp?nombre=2016&hoja=0&sesion=1
HISTORIA DE LA EXPLOTACIÓN
Las minas de Arditurri se encuentran en las entrañas del impresionante macizo granítico de Aiako Harria, en la localidad de Oiartzun (Gipuzkoa). Su explotación se remonta a la época del Imperio Romano. No obstante, restos encontrados en el entorno de la mina apuntan que la actividad podría haber comenzado tiempo atrás.
       
-Época Romana
Probablemente, los hombres de la Edad del Hierro fueron los primeros en explotar las vetas de mineral. La explotación minera de Aiako Harria se basaba en la extracción de galena argentífera, para la obtención de plata
       
-Edad Media
La extracción del hierro en este periodo, que generó numerosas ferrerías a lo largo de los cursos de las regatas y ríos de la comarca. Los romanos apenas se habían interesado por este material, con lo cual las reservas de este abundante mineral en Aiako Harria se encontraban prácticamente intactas.
       
-Siglo XVIII
Tras un tiempo de inactividad, a finales del siglo XVIII, la familia Sein, de Oiartzun, se encargó de poner nuevamente en explotación las minas, para obtener plata y plomo. El ingeniero alemán Juan Guillermo Thalacker vino comisionado por Carlos IV para inspeccionar los trabajos que realizaba Sein.
       
-Siglo XIX
En 1830, la Compañía Guipuzcoana de Minas comenzó a explotar Arditurri, entre otros cotos mineros. Se ampliaron las galerías de explotación, destruyendo, en este proceso, buena parte de los vestigios de épocas anteriores.
       
-Siglo XX
Entre 1902 y 1904 la Compañía Chavarri Hermanos de Bilbao, que tenía altos hornos en Sestao (Bizkaia), se hizo con la concesión de hierro y construyó el ferrocarril. En la actualidad, el antiguo trazado trazado constituye la Vía Verde de Arditurri o bidegorri, un sendero al que sólo pueden acceder peatones y ciclistas. A mediados del siglo pasado, surgió un gran interés por la fluorita y las minas experimentaron una notable modernización.
       
-1984: cierre de las minas
La actividad en el coto de Arditurri finalizó en 1984 y su licencia de explotación caducó en 1985. Sin embargo, en 1983, antes del cierre definitivo de las minas, el Centro de Estudios e Investigaciones Histórico Arqueológicas Arkeolan www.arkeolan.com comenzó una serie de prospecciones arqueológicas.
       
-2001-2006
Tras el cierre de las minas de Ardituri y Otsamantegi, se realizaron una serie de investigaciones, diagnosis, proyecto y trabajos para solucionar los problemas medioambientales derivados de la explotación minera (presencia de minerales pesados en el río, residuos…).
       
-Junio de 2008: apertura al público
En la primavera de 2007 fue aprobado el proyecto de puesta en valor del coto minero y comenzaron las obras de adecuación de la galería de 800 metros de longitud El coto minero de Arditurri es visitable desde junio de 2008.

http://www.arditurri.com/modulos/usuariosFtp/conexion/archivos5a.pdf 









http://mti-minas-euskadi.blogspot.com.es/2008/06/minas-de-arditurri.html



http://www.euskomedia.org/aunamendi/78799


Minería. Minas de Arditurri, en Oiartzun (Gipuzkoa). Foto superior: Escombreras de la mina San Joaquín; Foto inferior: Detalle de pisos y contrafuertes de la mina San Joaquín. Fots. Alberto y Luis Villaverde-1989 y 1982
Minería. Minas romanas de plomo de Arditurri, Oiartzun (Gipuzkoa). Foto superior: galería descendente número 3, con escalones tallados en la roca. En primer término, ensanchamiento posterior del tramo superior. (Véase Munibe, 1986, vol. 38). En la voz Metalurgia (Edad del Hierro)pueden verse los escalones de la galería número 2; Foto inferior: galería horizontal número 3. A la izquierda, el punto de encuentro de la galería descendente. Fots. Garikoitz Estornés Zubizarreta, 1989
Minería. Minas de Arditurri, Oiartzun (Gipuzkoa). Sección longitudinal y detalle de los escalones de la mina romana n.º 3. El acceso a la galería horizontal a la izquierda, y el de la descendente desde el cruce ya que su boca se halla toponada por derrubios. Ref. Mertxe Urteaga y Txomin Ugalde, Indicios de minería romana en Guipúzcoa. El coto minero de Arditurri. Oyarzun, "Munibe", 1986, n.º 38

Ok, el tema empieza cuando curioseo un poco por la zona en uno de mis habituales rules en moto (http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com.es/2013/05/odisea-motorilela.html) por Peñas de Aya.
Por aquella época, la zona estaba en obras y que se estaba construyendo el centro de interpretación y estaban acondicionando la galería principal para equiparla con la galería metálica por donde se hacen las visitas guiadas:





Bien, la entrada principal a la mina está situada a la izquierda del edificio del centro de interpretación y, en su momento, estaba cerrada con candado durante las obras pero nos topamos con una entrada a la derecha de las mesas de picnic, pasado un túnel de acceso para las vagonetas.
Creo que fué la segunda vez cuando, una tarde lluviosa en la que me acerqué con el frontal (Petzl Myo XP), me pude meter a salsear un poco.



Bueno, pues, resulta que esta entrada nos mete a la mina desde el final y podemos andar por dentro hasta llegar a la propia entrada que estaban habilitando. De hecho, al poco de abrirla estuvimos haciendo una visita guiada completa con un equipo de cámaras que habían venido a grabar un reportaje y un técnico de la mina que nos dió un buen tour por dentro y nos explicó un montón de cosas interesantes. En determinado momento nos confesó que no conocía lo que había más allá de una sala donde estaban haciendo excavaciones en el sustrato para buscar restos romanos y no pudimos evitar el confesar que nosotros le habíamos dado toda la vuelta a la mina. Se quedó flipado! Ja, ja, ja!!!
Realmente, lo curioso e interesante está en el piso de debajo de la pasarela (visita completa):
http://www.arditurri.com/antbuspre.asp?cod=2061&nombre=2061&nodo=&orden=True&sesion=1

-El acceso al citado piso:









-Una repisa para colocar una lucerna romana:
http://es.wikipedia.org/wiki/Lucerna_%28l%C3%A1mpara%29









-En uno de estos lagos (más vertical y con peor acceso) se nos cayó Aker, el perro de Ander, y hubo que sacarlo por el collar (luego se le quitaron las ganas de corretear por la mina a oscuras):















Vale, y la cuestión es que hay más niveles de galerías bajo este mismo pero están inundados ya que las empresas que explotaron la mina en la época moderna taponaron la salida de los pozos que conseguían evacuar el agua por debajo del nivel freático. http://www.viatorimperi.com/arditurri
Los romanos construyeron al menos dos kilómetros de galerías para extraer galena argentífera o mineral de plata, de los más de quince kilómetros documentados. La explotación ha estado en funcionamiento  prácticamente sin interrupción desde la antigüedad hasta el año 1984. En el complejo minero destaca una galería de drenaje, de las más importantes de Europa, construida por los romanos para evitar inundaciones durante la explotación argentífera

El sistema de construcción minera utilizado por los romanos en Arditurri era conocido como cuniculi. Consistía en la excavación de varios pozos verticales alineados y conectados entre sí con una caída estudiada para drenar el agua.
http://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&cad=rja&ved=0CDsQFjAB&url=http%3A%2F%2Fwww.irun.org%2Foiasso%2FModulos%2FDocumentosVisor.aspx%3FFid%3D363&ei=1M_NUriKC6PY7Abn5oGAAw&usg=AFQjCNGmsXk_5KoqOnUb0vyznpigPmrz0A&sig2=ivQ3OqVbHdMg2JgSPS7NRQ&bvm=bv.58187178,d.ZGU
El cuniculus de Arditurri:
Los ingenieros romanos trazaron y construyeron un acueducto subterráneo de 425 m de recorrido que continúa, todavía hoy, recogiendo y desaguando las filtraciones en la margen izquierda del río, a una cota situada a -15 m de la lámina de agua a su paso por la zona de explotación. El replanteo debió ser una obra complicada de topografía y su construcción se llevó a cabo con el sistema de los cuniculi, es decir, mediante la apertura de pozos verticales y alineados desde los que, en labores de contraminado, se abrió la galería de drenaje.





http://www.elcorreo.com/vizcaya/ocio/gps/planes/060209/planes-minas-arditurri.html
El imperio romano construyó en el paraje de Arditurri (Oiartzun) una obra inmensa, pero durante muchísimo tiempo nadie supo ni siquiera que existía. Hasta una fecha tan reciente como 1983, los arqueólogos sólo contaban con unas monedas y unos fragmentos de cerámica hallados en la zona. Lo demás flotaba entre el rumor y la leyenda. Conocían el remoto informe que un ingeniero alemán llamado Thalacker, enviado de la Corona española, escribió allá por 1804, en el que describía con todo detalle un extenso entramado subterráneo (¡42 galerías y 82 pozos!) y en el que nombraba Arditurri como una de las minas más importantes de toda la Hispania romana. Y tenían otro informe de 1897, firmado por el ingeniero Gascue, en el que se confirmaban las apreciaciones de Thalacker, se estimaba entre 15 y 18 kilómetros la extensión de las galerías romanas y se calculaba que cuatrocientos hombres habían tenido que trabajar durante doscientos años para perforar semejantes minas. Sin embargo, esos textos tan exhaustivos fueron tachados de fantasiosos y rápidamente olvidados. Pesaba mucho la teoría de que los romanos nunca habían colonizado el País Vasco, y a algunos historiadores, la idea de que el imperio hubiera establecido una gran infraestructura en estas tierras les sonaba a puro disparate.
En una pequeña explanada se levanta el edificio del laboratorio minero, que alberga el Centro de Interpretación de Arditurri, y en los alrededores se ve la galería que han acondicionado para los visitantes. El túnel se cuela por la misma entraña de un enorme filón oscuro, descarnado, que se observa perfectamente desde el exterior. El filón es una franja diagonal de cinco o seis metros de ancho, que sigue esa trayectoria subterránea hasta pasar por debajo del arroyo Arditurri. Si imaginábamos unas galerías estrechas y claustrofóbicas, nos llevaremos una sorpresa: el paseo es relativamente amplio, porque esta montaña permite abrir túneles espaciosos sin apuntalar. Para acceder al filón, las empresas modernas excavaban unas grandes cámaras y les bastaba con respetar algunos pilares maestros.
Desde el tramo acondicionado los visitantes pueden asomarse a las salas y los lagos subterráneos que se ven más abajo. Por el momento no podrán seguir descendiendo, porque al resto del itinerario sólo se puede acceder acompañado por alguno de los arqueólogos, y bien pertrechado con casco, linterna, botas y ropa vieja. Primero hay que bajar por una estrecha rampa, más tarde tocará agacharse, reptar, subir a cuatro patas, chapotear por suelos embarrados y golpearse con las esquinas del techo cada dos por tres.
En las galerías excavadas hasta el momento han hallado huecos en las paredes para dejar las lamparitas de aceite, cubetas para el lavado de minerales, herramientas y muchos restos de comida: espinas de pescado, huesos de cerdo, huesos de melocotón, trozos de vajilla... Todo esto indica que los mineros –asalariados o esclavos– hacían buena parte de la vida bajo tierra. El recorrido subterráneo también permite contemplar los restos de la minería del siglo XX: tuberías para achicar el agua, una espectacular jaula-ascensor por la que bajaban los mineros y todos los elementos de un trenecito subterráneo (raíles, traviesas, agujas para el cambio de vía y los cargaderos de mineral).
Al final del paseo trepamos a la superficie por un hoyo estrecho y desembocamos en un cráter que dejó la explotación moderna a cielo abierto.
Vaya, nuestra "entrada secreta" que ya se han encargado de cerrar.
Uno se pone a fantasear sobre la posibilidad de bucear por las galerías inundadas o, por lo menos, navegar sobre los canales superiores con una barca hinchable.
Pero, Unai, veo que se nos han adelantado! Ja, ja, ja!!! 
http://www.flickr.com/photos/rupo/sets/72157624044499343/













Más Info:
http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/secciones/8466/duro_trabajo_los_mineros_hispania.html?_page=2 http://www.oarsoaldea-turismo.net/index.php?nora=ikusi&r=113&n=2.1.7 http://www.aranzadi-zientziak.org/fileadmin/docs/Munibe/1986107116AA.pdf

P.D: En este último link figuran otras galerías que hay dispersas por la zona y son de libre acceso. En varias ocasiones, hemos visitado la mayoría de éllas y sacado fotos pero el otro día volvimos con las linternas de buceo y la Go Pro (http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com.es/2013/05/go-pro-hd-hero-2-carcasa-de-buceo.html) para echar unos videos:



 http://www.mejuba.com/albums/Storm/83246/1






http://www.youtube.com/watch?v=0NMW-KPq86c
http://www.youtube.com/watch?v=BLAER3liCHE

Actualización a 25/11/2014: Más usos que le doy al frontal (Petzl Myo XP):
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com.es/2013/09/amanecer-desde-penas-de-aya.html

Vaya, veo que la han sustituído por la RXP:
http://www.petzl.com/en/Sport/FAQ/what-s-the-difference-between-the-myo-xp-and-myo-rxp-headlamps?l=US#.VHUERGcsFlE

Uhm... y una comparativa de mi linterna de buceo Beuchat con una casera:
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com.es/2013/05/go-pro-hd-hero-2-carcasa-de-buceo.html

Actualizaión a 25/05/2015: Vaya, ayer me topé por sorpresa con otra mina por la zona:
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com.es/2015/05/canales-fluviales.html


  
Actualización a 27/05/2015: Bueno, a pesar de que no hablamos de lo mismo, lo pongo por aquí:
http://elviajero.elpais.com/elviajero/2015/05/25/album/1432554751_847139.html#1432554751_847139_1432638587 

Quince cuevas alucinantes
1) Hang Son Doong (Vietnam)



En la enorme caverna de Hang Son Doong, la Cueva del Río de la Montaña, en la provincia de Quang Binh (Vietnam), cabría un edificio de 40 pisos. La gruta, una de las mayores del mundo, se abrió el año pasado por primera vez a los turistas.
Peter Carsten (Getty)


2) Miao Keng (China)


Uno de los pozos naturales más hondos que se conocen es el de las cavernas de Miao Keng, en el pueblo de Tian Xing, en el centro de China. A 519 metros de profundidad, el fotógrafo británico Robert Shone, tras dos horas de descenso en rápel, se autorretrata mirando hacia otros espeleólogos que bajan e iluminan las paredes de la sima. Este túnel vertical conecta con otra cueva aún más profunda, hasta 1.026 metros bajo tierra.
Robert Shone


3) Neversink (Alabama, EE UU)


Un espeleólogo se descuelga por la sima de Neversink, un embudo de entre 12 y 30 metros de diámetro y 50 metros de profundidad en el condado de Jackson, Alabama (EE UU). En 1995, una asociación deportiva local compró los terrenos donde se ubica la gruta para regular el acceso y preservar sus ecosistemas, con especies únicas de helechos y murciélagos.
George Steinmetz (Corbis)


4) Kyat Khayon (Myanmar)


Un joven monje budista alumbra con su linterna el techo de la cueva de Kyat Khayon, a 14 kilómetros de Loikaw, en Myanmar, la antigua Birmania. La gruta, de medio kilómetro de profundidad, alberga en su interior un monasterio budista, y las leyendas cuentan que en lo más profundo habitan demonios y fantasmas capaces de conceder milagros o lanzar terribles maleficios. También se la conoce como YarsuKu, el pozo de la pólvora, porque tradicionalmente se ha utilizado el guano de los murciélagos que viven en ella, muy rico en nitrato de potasio, para fabricar cohetes y tracas pirotécnicos.
Ye Aung Thu


5) Actun Tunichil Muknal (Belice)


Bajo las Maya Mountains de Belice se esconde una puerta al inframundo: Actun Tunichil Muknal, la Gruta de la Doncella de Cristal, una caverna situada en el centro del país, cerca de San Ignacio, que fue usada por los mayas de finales del periodo clásico como centro ceremonial. La cueva fue descubierta en 1989, al igual que la llamada Doncella de Cristal, el esqueleto cubierto de cristales de cuarcita de una joven maya sacrificada allí hace cerca de mil años.
Stephen Álvarez (Getty)


6) Gruta Azul (Capri, Italia)


A la Grotta Azzurra, una amplia cueva marina de la costa de Capri (Italia) se accede en bote de remos por una pequeña abertura que ilumina el interior con un intenso azul eléctrico. Conviene visitarla temprano, cuando aún no hay demasiados turistas.
Atlantide Phototravel (Corbis)


7) El Soplao (Cantabria, España)


Interior de la cueva de El Soplao (Cantabria), cavidad natural de 14 kilómetros junto a una antigua mina. La visita por el tramo acondicionado, de un kilómetro y medio de longitud, permite contemplar sus abundantes y espectaculares formaciones excéntricas, afloraciones de aragonito y calcita como agujas de hielo o blancas ramas de coral. Existe una ruta alternativa, de seis kilómetros y dos horas de duración, que discurre por el suelo original de la cueva y requiere pertrecharse con ropa impermeable, botas y casco con luz.
Gonzalo Azumendi (Age Fotostock)


8) Cueva de Ellison (Georgia, EE UU)


Con más de cien metros de profundidad, el Pozo Increíble de la cueva de Ellison, al noroeste del Estado de Georgia (EE UU), es una de las simas más profundas de Estados Unidos.
George Steinmetz (Corbis)


9) Pozalagua (Vizcaya, España)


La cueva de Pozalagua, en la comarca vizcaína de las Encartaciones, esconde una bóveda de 125 metros de longitud, 70 de anchura y 12 de altura con una de las mayores concentraciones de estalactitas excéntricas, formaciones de calcita y dolomita que cuelgan del techo de la cueva enredándose de forma caprichosa, como raíces de mármol. La gruta se descubrió casualmente en 1957, y se puede visitar en una ruta guiada de 45 minutos que finaliza en el mirador con vistas al valle de Carranza.
Gonzalo Azumendi


10) Cueva de los Cristales (Chihuahua, México)


En las profundidades del desierto mexicano de Chihuahua, a 300 metros bajo tierra, se encuentra la Cueva de los Cristales de la mina de Naica, una inmensa geoda de selenita (una variedad de yeso translúcido) descubierta en el año 2000 con los mayores cristales naturales conocidos: de hasta 12 metros de largo y 55 toneladas de peso.
Alexander Van Driessche (Wikimedia)


11) Cueva de los Verdes (Lanzarote, España)


Un espejismo aguarda al final de la Cueva de los Verdes, el tubo de lava de siete kilómetros de largo que abrió hace cinco mil años en la isla canaria de Lanzarote la erupción del volcán Corona. El itinerario que la recorre enlaza tres galerías superpuestas y llega hasta el lago de la foto, donde el reflejo de la bóveda de piedra sobre el agua hace que parezca una sima inmensa.
Michael Weber (Corbis)


12) Chac Mool (Quintana Roo, México)


Los cenotes son cavernas anegadas por el agua que horadan toda la península mexicana del Yucatán. Con el tiempo, el techo de las cuevas se hundió comunicándolas con el exterior a través de agujeros que se abren en mitad de la selva. Para los antiguos mayas eran lugares sagrados, puertas de conexión con el inframundo. Uno de los más espectaculares es el de Chac Mool, en la carretera 307 o Ruta de los Cenotes, a 22 kilómetros al sur de Playa del Carmen.
Alex Mustard (Corbis)


13) Cuevas de Waitomo (Isla Norte, Nueva Zelanda)


El distrito de Waitomo se ubica en la costa occidental de la isla Norte de Nueva Zelanda, y es conocido por el entramado de cavernas que las corrientes de agua han erosionado en su subsuelo calizo. Los ríos que discurren por el interior de las grutas están poblados por feroces anguilas gigantes, y miles de gusanos luminosos transforman sus paredes y techos en un cielo estrellado. En la foto, el fotográfo Chris McLennan captura el rápel del espeleólogo Johnny Tate en la caverna del Mundo Perdido de Waitomo, de más de 100 metros de profundidad.
Chris McLennan


14) Gomantong (Sabah, isla de Borneo, Malasia)


Las cuevas de Gomantong, en la provincia de Sabah en la isla de Borneo, perteneciente a Malasia, son el hogar de cientos de miles de golondrinas que construyen sus nidos de saliva en las paredes y techos de la caverna. Considerados un manjar en China, son recolectados dos veces al año mediante largas escalas y pértigas de bambú. En la foto, el naturalista David Attenborough durante la grabación, con la ayuda de drones, de un documental sobre las cuevas de Gomantong.
Colossus Productions, Rex, Allstar


15) Cueva de Cristal (Islandia)


Excursionistas en la Cueva de Cristal, una gruta de hielo en el interior del glaciar islandés Breidamerkurjokull, uno de los mayores de Europa.
Johann S. Karlsson (Getty)


Actualización a 08/09/2016: Vaya, según veo, vamos haciendo cositas poco a poco:
-Buceo en cenotes:
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com/2015/07/buceo-en-el-riviera-maya-mejico.html 
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.co.uk/2014/07/buceo-en-cuevas.html 
-Cuevas de hielo:
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com/2016/08/vuelta-austria-y-europa-del-este.html 

Actualización a 12/09/2016: El viernes por la mañana volvimos a buscar el cañón con la mina al fondo que me encontré hace tiempo (25/05/2015):
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com/2013/11/monte-penas-de-aya.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario