viernes, 21 de agosto de 2015

Banksy

Muy buenas,
Creía que tenía una entrada sobre el tema pero veo que no.
Bien, el tema comienza (aunque, esporádicamente, ya se oía hablar de él en las noticias) con la película Exit Through the Gift Shop:
http://www.filmaffinity.com/es/film821615.html


 

... 

Ayer mismo me enteraba de que va a abrir Dismaland:
http://www.dismaland.co.uk/



http://www.rtve.es/alacarta/videos/noticias-24-horas/grafitero-banksy-inaugura-parque-tematico-reino-unido/3253828/





http://cultura.elpais.com/cultura/2015/08/21/actualidad/1440172149_293065.html
Bienvenidos al parque temático de Banksy
-El grafitero inaugura su última y mayor creación en el oeste de Reino Unido, reservando la entrada solo a los vecinos de la ciudad de Weston-super-Mare
-FOTOGALERÍA Banksy inaugura su ‘Dismaland’:
http://elpais.com/elpais/2015/08/21/album/1440155619_134537.html#1440155619_134537_1440155678
-Banksy monta su Disneylandia
Tommaso Koch Weston-super-Mare 22 AGO 2015 - 00:11 CEST

Los vecinos cuentan que había colas desde las tres de la madrugada. Como siempre ocurre con Banksy tal vez realidad y leyenda se mezclen. Pero lo cierto es que los 70.000 habitantes de la plácida Weston-super-Mare, perdida en la costa oeste británica, viven hoy un día de gloria: son los únicos invitados a la inauguración del parque temático que el grafitero más célebre y a la vez misterioso del planeta ha estado levantando en gran secreto en la ciudad. Una suerte de versión distópica y provocativa de Disneyland, donde los cuentos de hadas acaban en tragedia y predominan tintes tan grises como el cielo inglés. El periódico local lo dejaba ayer bien claro: una prueba de la residencia –un documento, una factura, un contrato de alquiler- es el único pasaporte válido para hoy hacia Dismaland. Mañana, en cambio, ya podrá entrar cualquiera.

“Fabuloso, estupendo, brillante”. El entusiasmo de Mike Reay, de 60 años, uno de los privilegiados que ya ha visitado Dismaland, va agotando los adjetivos positivos. Con un amigo acaba de salir del recinto que encierra el universo antisistema y paródico de Banksy. Ante el portal de acceso, donde reina una enorme escrita “Dismaland”, cuentan que por dentro reina una atmósfera entre melancólica y deprimida, construida con cierto talento por los empleados del parque. “Encantado de conocerte. Bueno, ahora me vuelvo a la cama”, le dijo a Reay el tipo que le chequeó en un ficticio control de seguridad en la entrada.

Una vez dentro, ambos amigos han descubierto lo que los medios británicos ya han calificado como el mayor trabajo del artista hasta la fecha. Dismaland se parece en algo a los parques temáticos tradicionales: tiene un mapa. Sin embargo, los elementos en común se acaban aquí. Los niños no encontrarán muñecos risueños deseosos de abrazarles, sino un usurero interesado más bien en prestarles dinero a tasas de interés criminales, como relata divertida Gemma Astell, junto con su hija Laila. Paseando por este Banksyland , en lugar de delfines jocosos se descubren orcas asesinas y pateras con inmigrantes que se ahogan. El alivio de un parque tradicional deja espacio a la inquietud. Toda sonrisa tiene un sabor amargo.

La elección del lugar no es casual. Al fin y al cabo, la sutileza de Banksy no deja casi nunca espacio para el azar, ya sea pintando un niño que excava frente al muro de Gaza o un atleta lanzando un misil durante los juegos olímpicos de Londres 2012. El creador ha contado que de pequeño solía visitar el parque temático de Tropicana, que finalmente acabó cerrando en el año 2000 debido a la caída en picado de la afluencia. Banksy se coló en la estructura hace meses y debió de quedar tan satisfecho que decidió despegar aquí su nueva ocurrencia.

“Es un parque temático para la familia incómodo para los niños”, lo ha definido su creador. El propio Banksy ha contribuido con 10 obras personales a levantar este monumento al inconformismo, para el que ha contado con una amplia colaboración: en Dismaland se exponen creaciones de hasta 56 artistas internacionales, incluidos pesos pesados como Damien Hirst, seleccionados por el grafitero y anfitrión. No falta presencia española, con los cuadros del artista granadino Paco Pomet, de la galería My Name’s Lolita Art.

“Contactaron conmigo en torno a Navidad. Solo dijeron que estaban organizando una exposición en Reino Unido con artistas internacionales, que estaban interesados en mi obra y que todo tenía que ser confidencial”, relata Pomet. En concreto, siete de sus cuadros han sido seleccionados y lucen en la galería del parque. La organización se encarga de todo: el traslado, el seguro, alojamiento y estancia. A cambio, pide cierto silencio sobre todos los enigmas que rodean Dismaland y su creador.

Silencio violado
La confidencialidad exigida a Pomet es condición necesaria e imprescindible para trabajar con Banksy, cuya identidad permanece oculta y como uno de sus mayores tesoros. El propio parque fue un misterio hasta hace unos días, cuando el engaño del artista quedó desvelado. Hasta entonces, solo cuatro personas de un consejo local sabían qué se estaba levantando en el recinto de Tropicana. Los demás responsables creyeron a la versión oficial, la que también escucharon los habitantes de Weston super-Mare: el barullo era cosa de Hollywood, del rodaje de un supuesto thriller bautizado Grey Fox.

Pero las cámaras no llegaban, y el castillo que ocupa el corazón del parque se convirtió pronto en una pregunta demasiado grande como para no tener respuesta. El misterio voló por los aires el miércoles, cuando los medios británicos obtuvieron las primeras confirmaciones de que Banksy iba a resucitar Tropicana. A los periodistas se les recomendó silencio, para “no hacer spoilers y arruinar la sorpresa”, según contó The Guardian. Pero la historia era demasiado suculenta como para no publicarla enseguida.

Mañana Dismaland ya abrirá a todos. Con un precio de entrada de apenas tres libras, no cuesta prever un flujo de turismo que este enclave quizás no haya conocido nunca. Además, los interesados tendrán que darse prisa: como nada en Banksy es para siempre, el parque se mantendrá unas seis semanas. El 27 de septiembre se cierra y hasta la siguiente creación. A saber cuándo. A saber dónde.
http://elpais.com/elpais/2015/08/21/album/1440155619_134537.html#1440155619_134537_1440155678






















http://cultura.elpais.com/cultura/2015/08/22/actualidad/1440262071_295063.html
La gran bofetada de Banksy
-El grafitero inglés abre un parque temático con obras suyas y de otros 58 artistas
-FOTOGALERÍA Banksy inaugura su ‘Dismaland’
-Bienvenidos al parque temático de Banksy
Tommaso Koch Weston-super-Mare 22 AGO 2015 - 23:30 CEST

Nunca será feliz. Y, desde luego, ya no comerá perdices. El cuerpo de la bella Cenicienta yace inmóvil, pese a los intentos de sus dos fieles pajaritos por reanimarla. Alrededor, los restos de su carroza volcada y los caballos agonizando dan fe de lo ocurrido. Tal vez fueran las prisas por volver del baile antes de la medianoche, o quizás el intento de huir de los paparazis que ahora se ceban a flases con su cadáver. El caso es que la princesa debió de coger con demasiada rapidez una curva y ahora es carne para morbosas primeras páginas. Un cuento de hadas culminado en tragedia, con un guiño al drama de Lady Diana. Y una instalación que resume Dismaland, la versión distópica de parques temáticos como Disneyland que el grafitero Banksy inauguró el pasado viernes en Reino Unido.

Cientos de invitados acudieron a Weston-super-Mare, pequeña localidad perdida en la costa oeste de Inglaterra, para descubrir la última ocurrencia del creador urbano más cotizado y misterioso del planeta, maestro de los estarcidos con plantilla y de la provocación al poder. Su mayor trabajo hasta la fecha, según ha sentenciado ya la prensa británica de un tipo que ha pintado grafitis en el muro de Gaza, expuesto un elefante vivo o vendido por pocos dólares en una tienda temporánea en Nueva York decenas de sus valiosísimas obras.

Los primeros visitantes se encontraron con un monumento al inconformismo, un lugar que apenas comparte dos elementos con los parques temáticos habituales: el mapa y la noria. Desde fuera, Dismaland recuerda más bien a Alcatraz. Y, una vez dentro, el disparatado mundo de Banksy se desvela con toda su fuerza. Donde en los parques tradicionales hay muñecos deseosos de abrazos, Dismaland ofrece empleados al borde de la depresión, que bufan resignados si uno se niega a jugar al minigolf o reprochan al visitante: “¡No te rías!”. Cada esquina proporciona imágenes desoladoras, de un entristecido soldado imperial de La guerra de las galaxias con un globo que reza “Soy un imbécil”, a una piscina donde el público pilota una patera repleta de inmigrantes, sorteando los cuerpos de cuantos ya se han ahogado.

“Es todo taaan deprimente”, sintetiza con una sonrisa Penny Woolcock, venida desde Londres a descubrir la nueva genialidad del grafitero. Porque en el fondo Banksy ha levantado una catedral de la risa amarga, una galería de obras e instalaciones que mezclan humor negro y mensajes sutiles para recordarnos que el nuestro no es, ni mucho menos, el mejor de los mundos posibles. El abanico va desde un estand donde hay que intentar tumbar un yunque a golpes de bolas de pimpón —el premio para la utópica misión es el propio yunque— hasta una impresionante maqueta de una ciudad entera repleta de coches accidentados y edificios decadentes, donde predominan las luces azules de policías y antidisturbios.

Dobles lecturas:
Todo en Dismaland tiene doble o triple lectura. Empezando por el contraste entre el descuido total del recinto que lo acoge, la alegría imparable del público y la intensidad de las obras de arte que ahí se exponen. “Es un parque temático para la familia incómodo para los niños”, según su creador, aunque el entusiasmo con el que varios pequeños corretean de un lado a otro parece desmentirle. El propio Banksy ha contribuido con 10 obras y seleccionando a otros 58 artistas internacionales, de 17 países —con especial hincapié en Oriente Próximo—, que han aportado su granito de arena. Hay pesos pesados como Damien Hirst o Jenny Holzer y creadores desconocidos, todos tratados, eso sí, como iguales. No falta presencia española, con los cuadros del artista granadino Paco Pomet, de la galería My Name’s Lolita Art, y la obra del grafitero valenciano Escif.

“Todos los trabajos son muy subversivos”, asevera entusiasta otra visitante, Emily Lequesne. Y, acto seguido, agradece también a Banksy la elección del lugar. El creador ha contado que de pequeño solía visitar en Weston-super-Mare el parque temático de Tropicana, que acabó cerrando en el año 2000 debido a la caída en picado de la afluencia. Banksy se coló en la estructura hace meses y debió de quedar tan satisfecho que decidió despegar aquí su nueva ocurrencia. Contenta debe de estar también la ciudad, sobre todo a juzgar por los resultados de la anterior muestra de Banksy en Reino Unido: en 2009, su retrospectiva en Bristol superó los 300.000 asistentes. Los interesados tienen tiempo hasta el 27 de septiembre, cuando Dismaland cierre las puertas —la entrada vale tres libras y hay 4.000 entradas diarias para el público de la calle— y el grafitero se vuelque en su siguiente misión.

El parque fue un misterio hasta hace unos días. En teoría, solo cuatro personas de un consejo local sabían qué se estaba levantando en el recinto de Tropicana. Los demás responsables creyeron a la versión oficial, la que también escucharon los habitantes de Weston-super-Mare: el barullo era cosa de Hollywood, del rodaje de un supuesto thriller bautizado Grey Fox.

Pero las cámaras no llegaban, y el decadente castillo que ocupa el corazón del parque se convirtió pronto en una pregunta demasiado grande como para no tener respuesta. De ahí que el misterio de Banksy volara por los aires poco antes de la inauguración. Y la página web de Dismaland se colgó bajo millones de clicks. Sea como fuere, el creador, nativo de la cercana Bristol —uno de los pocos datos ciertos de su casi ignota biografía—, quiso regalar otro homenaje a su región natal: el viernes por la mañana solo podían acceder los habitantes de Weston-super-Mare, lo que se traducía en un apacible desfile de familias y ancianos. Por la tarde, en cambio, la fiesta de inauguración se convirtió en algo así como una alfombra roja hipster, con los visitantes que se desafiaban a golpes de modernidad y elegancia.

Sin rostro (conocido):
Cualquiera de ellos, en realidad, podría ser el propio Banksy, ya que nadie conoce su cara. “¿Y si fuera yo? ¿Qué harías?”, interpelaba al periodista Emily Lequesne. Al fin y al cabo, se ha especulado con que el creador sea una mujer o quizás un grupo de siete artistas. Probablemente nunca se sabrá si Banksy quiso vivir en primera persona el debut de su parque.

Pero, a falta del anfitrión, Dismaland regalaba otros encuentros inesperados. Tanto como hacer la cola en la tienda de regalos —colocada al final, como manda el títulos de su filme Exit through the gift shop, el documental de Banksy que en 2011 optó al Oscar, y en el que se burlaba del mundo del arte urbano y los enormes precios de las obras— tras un tipo que se parece impresionantemente al actor Jack Black. “¿Cómo vas?¿Qué camiseta te gusta más?”, pregunta de repente el hombre al periodista, tras darse la vuelta. Su carnet de conducir, sacado para pagar, aleja las dudas: es Jack Black. Lo que trae otra certeza: al menos él no puede ser Banksy. Bueno, quién sabe.

Dos españoles en el reino de Banksy:
El anfitrión de Dismaland ha escogido personalmente los artistas y hasta las obras que quería exponer en su nuevo parque temático. De entre 58 artistas de 17 países, Banksy ha seleccionado a dos españoles: el pintor Paco Pomet y el grafitero Escif (el único español que aparecía en el documental de Banksy Exit through the gift shop).

“Contactaron conmigo en torno a Navidad. Solo dijeron que estaban organizando una exposición en Reino Unido con artistas internacionales, que estaban interesados en mi obra y que todo tenía que ser confidencial”, relata Pomet. En concreto, siete de sus cuadros han sido seleccionados y lucen en la galería del parque. El artista considera que “el inconformismo” es la clave que une su trabajo al de Banksy, y de los demás creadores presentes. Traducido a sus cuadros, significa ver al Monstruo de las galletas subido a un jeep con varios guerrilleros o unos árboles que parecen sangrar tras ser cortados.

Pomet relata que la organización se encarga de todo: el traslado, el seguro, alojamiento y estancia de los artistas. A cambio, pide cierto silencio sobre los enigmas que rodean Dismaland y su creador, lo que él respeta a rajatabla. Tampoco desvela mucho más Ramón García, titular de la galería My Name’s Lolita Art donde el pintor expone. Eso sí, el galerista no para de sonreír y subrayar su revancha: en los últimos dos años, la feria Arco le ha dicho “no” y sin embargo ha sido llamado a la corte de Banksy.
http://www.gonzoo.com/creadores/story/banksy-y-robbo-las-guerras-grafiti-3284/
ARTE URBANO Y RIVALIDAD
Banksy y Robbo: las guerras grafiti

Robbo abofeteó a Banksy por tratarle como un 'don nadie'. Comenzó la guerra. Banksy 'pisó' una de las piezas más viejas de Robbo en el túnel de un canal en Camden (Londres). Días después, Robbo contestaba. Lo mismo hacía Banksy. Y así hasta desarrollar una batalla de egos
Diego Cuevas

En Weston-super-Mare el artista Banksy acaba de inaugurar su versión perversa de un parque de atracciones. La apertura del lugar viene con fecha de caducidad incluida, la atracción desaparecerá para siempre en unas semanas. Y ha sido precedida de un férreo secretismo durante el cual se trató de disimular su construcción asegurando a los residentes locales que tanto movimiento de personal y enseres era a causa de un rodaje Hollywoodiense. Aunque lo de erigir un castillo con aires de Disneyland de pesadilla había levantado ciertas sospechas.

La noticia de esta locura, en la que han participado varios artistas, ha sido cubierta por todo tipo de medios de comunicación, como suele ocurrir con cualquier cosa relacionada con Banksy últimamente, y pese a la saturación inmediata es justo reconocer que las ocurrencias del anónimo artista siguen siendo divertidas, fascinantes y bastante inteligentes.

Pero este creador y sus trabajos resulta tan amados como odiados. La tirria proviene especialmente por parte de ciertos colectivos del 'street art' que consideran que su obra es demasiado sencilla (por el uso de plantillas) como para equipararse al grafiti y que aprovechan para echarle en cara el haberse rendido al mainstream. Además, algunos de estos críticos aún guardan cierto rencor por las Grafiti wars que lo enfrentaron a otro artita callejero, llamado King Robbo, hace algunos años. La batalla en la que ambos contendientes iban armados exclusivamente con botes de spray.

El origen:
En el documental Robbo vs Banksy- Graffiti Wars (https://www.youtube.com/watch?v=ulOiB3xEkzM), se ofrece un posible detonador de la contienda. En 2009 se publicó un libro titulado 'London hand styles' en el que se recogía el testimonio de un Robbo que aseguraba cierto roce inicial con el misterioso Banksy: "Estaba en un bar de Old Street llamado Dragon bar cuando me presentaron a un par de chicos que estaban en plan 'Guau, es genial conocerte', justo después me presentaron a Banksy y le dije 'He oído hablar de ti ¿cómo lo llevas?' a lo que él me contestó con un 'Bueno yo nunca había oído hablar de ti'. Me trató de manera irrespetuosa, como a un don nadie. Entonces le golpeé y le dije '¿Qué no has oído hablar de mí? Bueno, ahora no me olvidarás', tras recoger sus gafas huyó corriendo".

Tras la publicación del libro Banksy contestaría públicamente con un: "¿Esto es un chiste? En mi vida he sido golpeado por Robbo. No sé a quién abofeteó pero espero que se lo mereciese".

La batalla:
Esta es una fotografía de un grafiti de Robbo realizado en 1985 y situado en un lugar de Londres al que solo es posible acceder en balsa o remojándose un poco.
Y este es el estado de la misma pieza 35 años más tarde, recubierta por nuevos garabatos.
A finales de 2009 Banksy pasaba por allí y decidió retocar con bastante guasa la obra. Pese a que los amigos del grafiti callejero aseguraban que era una auténtica falta de respeto mancillar el dibujo de King Robbo de aquella manera la verdad es resultaba evidente que antes de que Banksy apareciese con sus plantillas bajo el brazo ya quedaba poco del original a la vista.
Robbo, tras años alejado de lo de pintar en las calles, reapareció con las pelotas muy infladas y algo de pintura a cuestas.
Y Banksy decidió reciclar aquel nuevo dibujo para seguir calentado las gónadas de Robbo.
A lo que Robbo le respondería con otros brochazos a modo de parche.
En 2010 algún desconocido reiniciaría la pared con un fundido a negro.
Y unas semanas más tarde King Robbo utilizaría aquello como pizarra para continuar con la burla.
Al poco tiempo otra mano anónima volvería a cubrirlo todo de negro.
Y poco después Banksy reaparecería con un nuevo dibujo, de significado incierto, que incluía un sofá más allá de la pared.
En abril de 2011 King Robbo sufrió un golpe en la cabeza, supuestamente por una caída, que acaba dejándolo en coma. A finales de año, con el hombre todavía postrado en cama, Banksy decidió que lo mejor era homenajear a la figura de su enemigo de paredes y dedicarle un guiño al londinense.
Cierto tiempo más tarde otra persona ajena a ambos decidió expresar su opinión sobre todo ese asunto de la guerra entre ilustres de las calles: "Put an end to the feud".
En julio de 2014, un Robbo que nunca llegó a salir del coma fallecía con 44 años. Y pese a que aquella pared no fue la única en la que batalló con el mediático pintor (el Team Robbo se había dedicado a juguetear destrozando muchas otras obras callejeras de su enemigo) sí que se convirtió en el terreno principal dónde se había librado el combate.

La última transformación de aquel pedazo de pared de Londres testigo de todo sería un recordatorio de Robbo. Un Rest in peace a golpe de spray.


P.D: Robbo vs Banksy- Graffiti Wars:




Actualización a 20/09/2015: Madre de Dioz! Lo mismo!
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com.es/2015/09/donostia-san-sebastian-ciudad-del.html
http://www.dss2016.eu/es/noticias/item/1338-paredes-que-hablan-de-convivencia



15-09-2015
Paredes que hablan de convivencia
Paredes que hablan es un proyecto que se gesta con el fin de dar capacidad comunicativa a aquellas construcciones arquitectónicas erigidas con un objetivo diametralmente opuesto, el de separar o incomunicar. Es un proyecto del Faro de la paz que quiere resaltar valores como el respeto y la convivencia utilizando como soportes construcciones concebidas para incomunicar, separar, obstaculizar, detener y aislar.

Las paredes, los muros, son construcciones que están presentes en nuestro día a día. Son la parte más visible de las ciudades y los pueblos que habitamos; el elemento esencial de unas sociedades que, cada vez más, refuerzan la idea de lo individual en detrimento de lo colectivo. Mientras que, por una parte, subrayamos la importancia de una sociedad basada en la convivencia y en la solidaridad, por otra, tendemos a generar trabas que hacen aún más difícil la relación y el conocimiento mutuo.

El reto de este proyecto consiste en que elementos arquitectónicos creados para perdurar en un mismo lugar, en silencio, hablen; que estructuras erigidas para que las ideas no circulen sean portavoces de ideas. Intentaremos que las paredes se conviertan en elementos de convivencia, frente a los muros y barreras que construímos para poner trabas el deseo de alcanzar un futuro mejor para todos los seres humanos.

Haremos que las paredes comuniquen, y las convertiremos en obras de arte. Y para que adquieran esa capacidad hemos escogido la que probablemente es la expresión artística más antigua y elemental de todas: el mural. Nuestra intención es que los murales pintados en las paredes cuenten historias; relatos que enlacen con los principios y los objetivos del Faro de la paz y de la Capitalidad.

Intervenciones sobre la pared y alrededor de ella
Se han escogido cinco paredes sobre las que se pintarán cinco historias en octubre: la pared del ascensor del Urumea, una pared en el Paseo Zubiaurre de Intxaurrondo, otra en el parque Roman Irigoien de Altza, la pared de Ziriza en Trintxerpe, y la última en Alaberga, Errenteria. Las y los artistas que se encargarán de pintarlas son: Igor Rezola, Ismael Iglesias, Harsa, Jenny Karna-Escalante, Horma Chic, Judas Arrieta y Mentalgassi. Además, se elaborarán murales virtuales que correrán a cargo de Las Chicas de Pasaik e Iñigo Salaberria.

En cualquier caso, estos murales no serán unas intervenciones convencionales, puesto que se dotarán de nuevas tecnologías que permitirán interactuar con las obras y de reinterpretarlas. Para ello se utilizarán etiquetas de NFC (Near Field Communication) y QRs que ofrecerán información adicional a las personas que se encuentren cerca de las paredes.

Asimismo, las paredes que serán objeto de intervenciones en 2015, volverán a ser foco de atención en 2016, ya que se realizarán proyecciones de cine y coreografías frente a ellas. Las proyecciones irán a cargo de Elurmaluta y las coreografías serán del grupo de danza Haatik.

De todos modos, el próximo año comenzará con una serie de charlas y de encuentros que tendrán lugar en Larrotxene, Kasares, Tabakalera y Kalostra. En estos encuentros se analizará la historia el desarrollo y el futuro del Street Art, la relación del muralismo con el urbanismo y las instituciones, y su influencia en el arte contemporáneo.
Sí, sí! MUCHA participación y cultura pero quietecitos y sin tocar ni poder opinar NADA, eh?

Actualización a 16/10/2015: Vaya, algo se ve por la ciudad:


 

Actualización a 09/11/2015: Más cositas!

















Actualización a 11/04/2016: Más noticias sobre Banksy:
http://www.nltimes.nl/2016/03/25/banksy-warhol-exhibit-to-open-new-amsterdam-museum/
Banksy, Warhol exhibit to open new Amsterdam museum
Posted on Mar 25, 2016 by Janene Pieters

The Moco Museum opening in Amsterdam at the end of this month will open with an exhibition featuring the work of Pop Art icon Andy Warhol and Street Art legend Banksy, the museum announced.
Marilyn by Andy Warhol (Photo: Moco Museum)

The Moco Museum is a modern contemporary museum set to open on Amsterdam’s Museumplein, between the Van Gogh and the Rijksmuseum, at the end of March. The Museum wants to reach a “wide, international and young audience”.

The Warhol-Banksy exhibit will feature more than 50 works from each artist, including the 3 x 4 meter Banksy painting “Beanfield”.

According to the museum, Banksy has been on the top of the art world for more than two years and they want to give him “the unauthorized exhibition he deserves”. Banksy has been known to secretly place his works in art museum.
http://www.mocomuseum.com/

Actualización 19/04/2016: Vaya, les suena?



Actualización a 25/05/2016:
http://cultura.elpais.com/cultura/2016/05/24/actualidad/1464114332_923322.html
Banksy, el grafitero antisistema, entra en un palacio de Roma
-'Guerra, capitalismo y libertad' reúne 150 obras en la mayor exposición en un museo o galería del creador callejero y reaviva el debate sobre la mercantilización de su arte.
Pablo Ordaz
Roma 25 MAY 2016 - 00:01 CEST
Están los viejos aerosoles tiritando bajo el polvo. Unas 150 obras de Banksy, el enigmático dibujante callejero, aquel cuyo rostro y verdadera identidad siguen siendo un misterio, yacen expuestas en un museo del centro de Roma, entre los palacios del poder y de la moda, protegidas por un arco de seguridad a prueba de grafiteros descontentos con la deriva mercantilista de un arte nacido para protestar desde los muros desconchados de fábricas abandonadas. La exposición, titulada Guerra, capitalismo y libertad, es la mayor organizada hasta el momento del artista surgido en Bristol en los años 80, y reúne algunas de sus piezas más conocidas –la niña con el globo en forma de corazón o la del manifestante encapuchado arrojando un ramo de flores—, procedentes de colecciones privadas, ninguna arrancada de las paredes. A la pregunta de si Banksy, quien quiera que sea, ha participado o está al tanto de la exposición que, desde ayer y hasta el 4 de septiembre, permanecerá abierta en el palacio Cipolla (Vía del Corso, 320), uno de los comisarios responde: “No puedo responder a esa pregunta”.

El mundo del arte está lleno de fantasmas, pero ninguno con el pedigrí de Banksy. A la calidad de sus obras y al compromiso de sus argumentos, se une el gran misterio que envuelve su identidad y que hace un par de meses intentó desvelar la Universidad Queen Mary de Londres. Según el análisis realizado con técnicas policiales de más de 140 lugares en los que Banksy dejó alguna de sus obras, los investigadores llegaron a la conclusión de que se trata de un inglés de 42 años llamado Robin Gunningham, pero no pudieron dar con él. “¿Te imaginas que esté por aquí? Puede ser cualquiera de nosotros”, se pregunta con guasa Filippo, un romano de 28 años que acaba de pagar los ocho euros de la tarifa reducida de la entrada para contemplar la obra de quien durante años fue un héroe a imitar. ¿Ya no? Se piensa la respuesta. “Ya no tanto”, concluye, “es un debate que surge a menudo entre quienes también nos dedicamos al grafiti, ya sea de vez en cuando, como es mi caso, o de una manera casi profesional, como Blu [uno de los grafiteros italianos más conocidos]. Un grafiti dentro de un museo es como un león en la jaula de un zoo”.

Dice Filippo mientras pasea con un par de colegas por las inmaculadas salas de la exposición –cada una con su atento guarda de seguridad— que los dibujos de Banksy, como el león cautivo, siguen manteniendo su belleza, pero han perdido su afán transgresor, la denuncia y el peligro, la adrenalina de la incursión nocturna y clandestina. Hasta los grafiteros españoles que entrevistó Arturo Pérez-Reverte para escribir El francotirador paciente tenían claro que “los verdaderos grafiteros no buscan exponer en galería”. Después de haberlo admirado tanto, despreciaban que se hubiese vendido a “marchantes poderosos, a casas de subastas, a críticos de arte absolutamente venales que participan de los beneficios del sistema”, según declaró en su día el veterano corresponsal de guerra.

¿Es Banksy un vendido? Según Acoris Andipa, un galerista londinense especializado en su obra, “a Banksy no le gusta la dimensión comercial de la circulación de sus obras”. En una entrevista con el diario italiano Corriere della Sera, Andipa asegura que la muestra de Roma se ha organizado con la condición de que en el título no figurara el nombre de Banksy para desposeerla en lo posible del “sabor comercial”, pero lo cierto es que la exposición –dividida en tres materias, guerra, capitalismo y libertad— no se diferencia de cualquier otra muestra convencional, incluida una tienda donde la mercadotecnia ha sabido domesticar aquellos primeros grafitis sobre los trenes y los muros de Bristol en camisetas y tazas para el desayuno. Según Stefano Antonelli, uno de los comisarios de la muestra, el éxito de Banksy está en la simplicidad de sus mensajes: “La guerra es algo erróneo. El capitalismo sin árbitros provoca grandes daños y la libertad no es como la habíamos imaginado”
Vecino de Van Gogh y Velázquez
Hace un par de meses, el grafitero italiano Blu, uno de los más reconocidos del mundo y cuya identidad también se desconoce, decidió arrancar de las paredes de Bolonia algunos de sus murales para evitar que formaran parte de la exposición Street Art. Banksy&Co. El arte en estado urbano. Desde su portal de Internet, en el que figuran fotografías de sus obras, explicó que algunos de sus colaboradores habían vertido pintura gris sobre sus dibujos para evitar que se prestaran a “la grotesca paradoja que representa el arte callejero dentro de un museo”.

Una frontera, la que separa la calle de los museos, que ya atravesó Banksy hace tiempo y que, pese a las críticas de sus iguales, ha permitido que sus obras hayan llegado a cohabitar, por ejemplo, con las de Rembrandt y Van Gogh en el nuevo museo de arte moderno de Ámsterdam.

Desde una perspectiva radical, la irrupción de Banksy en un palacio de Roma se puede ver como la capacidad del capitalismo de fagocitar las críticas y convertirlas en productos de mercado. Pero también como la posibilidad de atraer hacia los museos a un público más joven y despertar su curiosidad hacia el arte. Ahora en Roma es vecino de Velázquez. En la misma vía del Corso, a solo unos metros del palacio Cipolla, se sitúa el de Doria Pamphili. En una de sus salas se encuentra el retrato de Inocencio X, que provocó grandes colas cuando se expuso en el Museo del Prado y que aquí permanece solitario, casi olvidado, la mayor parte del día.

Puestos a hablar de enigmas, no hay comparación entre el que encierra la mirada que Velázquez dibujó en el rostro de Giovanni Battista Pamphili (1574-1655) y el que se esconde bajo el seudónimo de Banksy. Cuando el Papa contempló su rostro en el cuadro de Velázquez, exclamó: “¡Demasiado verdadero!”.
Actualización 07/06/2016:
http://www.dailymail.co.uk/wires/pa/article-3627664/Banksy-paints-mural-primary-school-holidays.html
Banksy paints mural at primary school over holidays
By Press Association
Published: 18:42, 6 June 2016 | Updated: 18:43, 6 June 2016

Street artist Banksy surprised primary school children by painting a mural on the side of one of their classrooms during half-term.

The 14ft piece, showing a child with a stick chasing a burning tyre, was discovered at Bridge Farm Primary in Bristol at 6.55am on Monday.

Site manager Jason Brady found the artwork, which has been confirmed as genuine, with a letter in an envelope entitled "Dear Caretaker".

In the letter, Banksy wrote: "Dear Bridge Valley School, Thanks for your letter and naming a house after me.

"Please have a picture. If you don't like it feel free to add stuff, I'm sure the teachers won't mind.

"Remember - its always easier to get forgiveness than permission. Much love, Banksy."

Geoff Mason, who has been headmaster of the 550-pupil school for the past 15 years, said he was "thrilled" by the piece.

"I received a phone call this morning just before seven o'clock to inform me that we had a new addition to the school in the form of a piece of artwork by Banksy," Mr Mason said.

"I arrived to find this beautiful mural painted by Banksy. I think its fantastic that Banksy, who is so famous, has chosen to do this at our school.

"It was a complete surprise but I am thrilled."

Mr Mason said he had invited Banksy to the school, but was completely unaware of the artist's plans to visit over the weekend.

"The children wrote to Banksy explaining that we had changed house names and that we had done some designs," he added.

"We really just wrote to him just to let him know and to invite comment really, we certainly didn't expect something like this so it is fantastic.

"Banksy works in mysterious ways, it was an open invitation for him to get in touch with the school or come on site.

"It's brilliant for us and brilliant for the school community.

"It was a complete surprise this morning - I was in school last week catching up with a few things and had no inkling that this was going to happen."

The artwork appeared on the side of the reception year classroom, situated opposite the school's playing field.

Pupils at the school had previously taken part in a competition to name the school's houses, with the winning designs Brunel, Cabot, Blackbeard and Banksy.

Charlie Luka, seven, won the competition to name the house Banksy, and wrote to the elusive Bristol artist to inform him.

"When I came into school this art showed up on the wall and I was so surprised," Charlie said.

"It's here because I won Banksy for the house design. I chose Banksy because he is so creative.

"I was so shocked and amazed."

The artwork was discovered by Mr Brady as he walked through and checked the site before pupils arrived back after half-term.

"It took me by surprise, I was quite shocked," Mr Brady said.

"I was thinking 'is that real'? I like it, I do like it. I'm not a big person on art but I know of Banksy and I know of his work and he's from Bristol."

The school is planning to erect perspex over the piece to prevent it from being damaged, while security staff will also patrol the site.

Mr Mason added: "We are working with Bristol City Council, who own the building, as we would like to preserve and protect the artwork.

"Banksy is a world-renowned artist so obviously we would like to safeguard it and enjoy it over the years to come."

A spokeswoman for Banksy confirmed the artwork is genuine.








Actualización a 09/06/2016: Cada vez más idiotas:
http://viviendoapesardelacrisis.blogspot.com/2015/04/idiotphones.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario